5.7.06

Lecturas saloneras y no saloneras (Parte 4)

- Yotsuba 1. Una serie muy simpática y agradable de leer, sobre una niña pequeña que se muda la ciudad a, y vive las cosas que para nosotros son absolutamente normales como grandes aventuras. Humor blanco, blanquísimo, todo lo contrario a Shin Chan. Tiene momentos divertidos, pero no es tan descojonante como opina mucha gente.

- Coleccionable X-Men 1 a 6. Me compré los primeros números por la oferta de lanzamiento, sin esperar nada del otro jueves, y me he encontrado una serie muy entretenida. La clásica serie de superheroes y de mutantes, con acción, aventura, personajes bien desarrollados y relacionados entre si, y momentos de propaganda antiracista. Realmente me está gustando, algo sorprendente, teniendo en cuenta que no soy demasiado fan de los superheroes ni de los mutantes, y que si acaso me tira más el Universo DC. Se ha comentado que a partir de esta época Claremont va cada vez a peor, pero por ahora no me lo parece. Eso sí, no me convence el dibujo. Lo comparo con el de otras series de DC de esa misma época, y para mí no hay color.

Por cierto, Panini acaba de sacar precisamente la Biblioteca Marvel de los X-Men. ¿No habría sido mejor reeditar el primer coleccionable de Planeta, o sacar esa misma etapa en tomos gordos en tapa dura o en grapa como el Lobezno Classic? Porque yo no le veo sentido a una edición en pequeño y en blanco y negro, estando tan reciente el coleccionable.

- Fallen Angel 1. No tengo muy claro que opinar de esta serie. Es una serie de superheroes muy normal. O sea, sí, tiene un ambiente muy misterioso, y de suspense, con elementos extraños (ese Hitler haciendo de barman, que por cierto debería tener 110 años. Como se conserva el jodío), con esa ciudad donde transcurre la historia, mitad Nueva Orleans, mitad Gotham City. Pero la historia en sí no seja de ser una historia típica de acción y superheroes, al menos en este primer tomo: una heroína, rollo oscuro y siniestro, que se jostia con los malos de turno, sean traficantes, sean monstruos mitológicos. Se apuntan elementos que pueden dar juego, como el pasado de la protagonista y de otros personajes (como el propio Hitler... si es que realmente es él) o la verdadera naturaleza de la ciudad, pero en este primer tomo realmente no vemos prácticamente nada, a excepción de unas cuantas batallas y mucha sangre. De todas formas, los misterios son lo suficientemente interesantes como para, por lo menos, comprar el siguiente tomo a ver que pasa. Luego ya veremos si la cosa mejora o sigue en la misma línea. El dibujo, por cierto, magnífico. Seguramente los mejor de todo el cómic.

- Ex-Machina 1. Magistral. Vaughan es uno de mis guionistas favoritos, hasta ahora no me ha decepcionado en ninguna de las series que le he leído (Mística, Runaways y Y el último hombre), y aquí hace tal vez su mejor trabajo. Una serie moderna de superheroes, con un planteamiento muy realista y maduro sobre lo que pensaría un superheroe de si mismo, y lo que pensarían los demás de él, mezclada con intrigas políticas sobre una persona que intenta hacer el bien desde el poder, enfrentándose a la corrupción y al establishment del mundillo político. Y, aunque no se vea aún claramente en este tomo, intuyo que a la larga la idea del autor es demostrarnos que hay mucho más peligro y más amenazas en la cúpula del poder que pelando contra cualquier supervillano. Lastima del dibujo, que no me convence demasiado. Aún así, es seguramente lo mejor que he leído hasta ahora de las novedades del Salón.

- Locas 1. Reconozco que al principio esto no me entraba. Creo que era por esa extraña mezcla de vida real, ciencia-ficción, fantasía y humor con toques surrealistas, que hacían un batiburrillo que no me acaba de convencer. Pero a a partir de la mitad del tomo, la historia se ha ido centrando en la vida cotidiana de los personajes, sobretodo de Hopey y Maggie, y la cosa ha mejorado ostensiblemente. Sin duda lo mejor del tomo son los personajes femeninos, que consiguen una empatía con el lector que pocas series americanas logran. De hecho, el cómic americano siempre me ha parecido en general un tanto frío y distante, al contrario que el manga, en el que los personajes son mucho más próximos, y es mucho más fácil identificarse y encariñarse con ellos. En realidad, ahí creo que radica gran parte del éxito de este género, en que, a pesar de poder ser malas las historias, uno siempre quiere saber que ocurre con esos personajes que tan bien le caen. Bueno, vale, que me voy por las ramas. Que al final me ha gustado mucho, especialmente el dibujo. Eso sí, no llega al nivel de Palomar, del otro hermano

2 comentarios:

Elisabetta dijo...

Yotsuba no es descojonante, aunque a veces haga reir.
Yotsuba tiene la ingenuidad y la capacidad de sorpresa intactas. Por eso engancha.

eduardo dijo...

locas=obra maestra
y espera al segundo tomo,es cuando empieza lo mejor.