4.4.06

Fragmentos de Canción de Hielo y Fuego (I)

Para quien no conozca esta obra maestra de la literatura fantástica:

"-¡Mis señores! - gritó con una voz que hizo temblar las vigas -. ¡Ved lo que opino de esos dos reyes! - Escupió al suelo -. Para mí Renly Baratheon no significa nada, y Stannis menos aún. ¿Por qué van a gobernar sobre mí y sobre los míos, desde un trono florido en Altojardín o Dorne? ¿Qué saben ellos del Muro, o del Bosque de los Lobos, o de los primeros hombres? ¡Si hasta adoran a otros dioses! Y que los Otros se lleven también a los Lannister, ¡estoy harto de ellos! - Se echó la mano a la espalda por encima del hombro, y desenvainó el inmenso espadón -. ¿Por qué no volvemos a gobernarnos a nosotros mismos? Juramos lealtad a los dragones, y los dragones están todos muertos. - Señaló a Robb con la espada -. Éste es el único rey ante el que pienso doblar la rodilla, mis señores - rugió -. ¡El Rey en el Norte! - Y se arrodilló, y puso la espada a los pies de Robb."

Gran Jon Umber, Juego de Tronos pag. 763

4 comentarios:

Ternin dijo...

Me presento, y en mi blog creo que conocerá algo más de mi, soy Ternin y un rendido admirador a Canción de Hielo y Fuego. Un saludo, te enlazo y nos leemos.

Javi dijo...

Gracias compadre!

guacamol dijo...

"Estoy gordo y llevo gafas y perilla. ¿Como coño no iba a salir friki?"

Grandioso. Sólo por esa frase y por Juego de Tronos te meto en mis favoritos.

Flashy dijo...

que emocionante la escena, y vista en retrospectiva menuda cagada, el Gran Jon Umber se podía haber estado calladito